12 de febrero de 2008

Wakeboarding

Este fin de semana me he quedado en Bangkok, así que no ha habido gran cosa, pero como parece que haya un incendio permanente en mi casa pues he tenido que salir corriendo de casa y hacer algo. El viernes y sábado nada especial: comidas, cenas y salidas.

Lo guay vino el domingo. Yo llevaba tiempo proponiendo este plan, pero las salidas nocturnas y el despertarse tarde de los fines de semana lo habían evitado, así que aprovechando que en esta ocasión nos quedábamos en la capi no quise dejar pasar la oportunidad una vez mas. David y yo nos propusimos quedar el domingo a las dos de la tarde pasara lo que pasara el día anterior. Y cumplimos como campeones a pesar de haber dormido solamente unas siete horas, que para ser domingo es duro.
El lugar está en las afueras, cerca del aeropuerto y un poquito escondido, así que hace tiempo me saque de Internet un mapa para poder indicar al taxista como llegar, pero sorprendentemente el taxista supo llegar solamente con el nombre de la calle. Bueno tuvo que preguntar un par de veces a unos moto-taxistas cuando ya estábamos cerca y un cambio de sentido pero fue bastante mas sencillo de lo que yo pensé.

El recinto consiste en un lago que tiene dos zonas: una para el wakeboard y otra para windsurf. Allí tenían un montón de tablas de windsurf, velas e incluso una pequeña velería, pero ni el lago es lo suficientemente largo ni creo que haya suficiente viento como para poder practicarlo en condiciones. Luego tampoco hay una lancha que vaya delante tuya arrastrándote, sino que es un circuito donde te enganchas a una especio de arrastre similar al de las estaciones de ski. El circuito no es muy largo pero tiene unos cuantos saltos y es bastante entretenido. Tu llegas allí, puedes elegir hacer ski acuático, wakeboard o algo parecido al bodyboard pero vas de rodillas. Después te sientas en un pequeño asiento suspendido a medio metro del agua, te pones en posición, te dan la cuerda y cuando pasa un enganche libre lo coge y te pega un tirón para que salgas. Lo mas complicado es la salida y las primeras veces no consigues ponerte de pie, así que te dedicas a aguantar el primer tirón, caer al agua y volver a hacer la cola. Después ya todo es fácil, mantener el equilibrio, deslizarte y girar no es nada complicado.

Había un grupo de gente, mezcla de tais y farangs, que debían pasar muchas horas de su tiempo libre allí porque tenían un nivel bastante avanzado. Iban equipados con sus propias tablas, cascos, rodilleras, .... e incluso habían algunos que en lugar de llevar una tabla de wakeboard tenían una especie de tabla de skateboard pero mas preparada para el agua. Los tíos estaban ahí pegando saltos bastante impresionantes y haciendo piruetas. Nosotros nos dedicamos a aprender a levantarnos y a conseguir dar la vuelta al circuito entero porque era bastante cansado, en cada giro tenías que abrirte todo lo posible para que la cuerda estuviera siempre lo mas tensa posible y no te pegara un tirón muy fuerte por haberte quedado parado.
La anécdota curiosa fue ver a uno de estos tíos surfear con su perro subido a la tabla también. La verdad que parecía encantado.


Pues así pasamos dos horas sin parar, y luego nos comimos un Pad-thai con una cerveza que nos devolvió a la vida.



Como este sitio esta un poco apartado no había ningún taxi en la puerta y había como algo mas de un kilómetro hasta la carretera principal, pero una vez mas la gente tailandesa nos dio una lección. Nosotros íbamos andando por un camino de tierra y pasó un pick-up bastante viejo y lleno de una fruta que no llegué a reconocer y se paró al ver que íbamos andando. Nos preguntó si íbamos a Bangkok y nos invitó a llevarnos hasta la carretera general, pero como iba cargado hasta arriba abrió la puerta de atrás (que queda suspendida) y nos llevó sentados ahí. Cuando nos bajamos le dimos las gracias y le hicimos el saludo budista juntando las manos, pero nos dijo que el era cristiano!!! El 95% de los tailandeses son budistas y nos topamos con un cristiano. En fin que cogimos un taxi y volvimos a casa.

Hoy han pasado dos día desde que fui y no sabéis lo que me está costando teclear y escribir todo esto con las agujetas que tengo!!!
Publicar un comentario