14 de febrero de 2008

Seguridad en el trabajo

Estamos de acuerdo en que este es un país en desarrollo, que hay cosas muy avanzadas como el sky train o los rascacielos y otras no tanto como la higiene o la red de comunicaciones terrestres. Pero una de las cosas que me han llamado últimamente la atención son las condiciones de trabajo en algunos sectores, sobre todo en la construcción.

Justo al lado de mi casa se encuentra el Hotel Ambassador donde deben estar haciendo obras dentro y diariamente hay gente cargando escombros en un camión con las manos. Cuando yo paso por ahí es tal la humareda que tengo que pasar por la acera contraria y taparme la nariz y la boca, pero los trabajadores únicamente van protegidos por unos guantes y una camiseta o un jersey que les cubre toda la cabeza y solo les deja visibles los ojos, pero no creo que eso se suficiente para hacer de filtro para los pulmones.
Lo que ya ha sido definitivo para escribir esta entrada ha sido lo que he visto durante esta semana pasada.
Mientras me encontraba trabajando en la mesa de mi despacho, por un momento perdí la mirada por el ventanal que tengo justo al lado y cuando volvía fijar la vista que tenía perdida vi unas figuras moverse a la misma altura de mis ojos. Mi oficina está en un piso 26, así que no era posible, pero cuando volví en mi vi que había un grupo de cuatro tíos subidos en un tejado arreglándolo. Me quedé un buen rato mirándolos y ellos allí tan tranquilos.


En frente de mi habitación están construyendo un edificio. Gracias a dios en horario de trabajo yo no estoy y no me molesta el ruido, porque lo tengo bastante pegado. El caso es que el otro día estaban montando la grúa.


Pero lo mas fuerte fue ver a un tío suspendido en el vacío sobre una barra de metal arreglando no se que, y el compañero detrás suyo mirando. Mi casa está en un 29, así que ellos deberían estar en un 27, casi nada.

Publicar un comentario