21 de enero de 2008

Open Water (Primera parte)

Este fin de semana ha sido tranquilito para descansar un poco de las Navidades, así que nos hemos quedado en Bangkok.

Pues uno de nuestros objetivos que pensamos al llegar aquí fue ir a bucear porque nos habían dicho que era muy bonito, pero teníamos el pequeño problema que ninguno lo había hecho nunca, a lo sumo algo de snorkel, y después de tres meses aquí ya era hora de ponernos las pilas con este tema.
Contactamos con el instructor que usaron los becarios del año pasado y que nos recomendaron porque era muy bueno y además participa como doble especialista o comprobando la seguridad en las películas tailandesas donde hay escenas de agua, me dijo que el año pasado había participado en diez. El tío no habla demasiado ingles, pero se hace entender. Quedamos con el un día para que nos explicara todo y negociáramos el precio y demás cosas. Nos explicó que teníamos que sacarnos el título de Open Water del PADI y que podíamos hacerlo en tres pasos: una clase teórica con él, unas prácticas en piscina y cuatro inmersiones en un fin de semana (dos un día y dos en otro).
La clase teórica la hicimos el viernes por la tarde y nos enseñó los conocimientos básicos y nos dio un libro para que nos leyéramos.

El sábado fue el día divertido. Fuimos a una piscina en Bangkok. Primero nos enseñó a montar todo el material y por fin pudimos tirarnos a la piscina como estábamos deseando. La clase consistió en prácticas de respiración, relajación, quitarnos y limpiarnos las gafas bajo el agua, como compartir el oxigeno si tu o tu compañero os quedáis sin el, como hacer el ascenso de emergencia controlado en caso de quedarte sin aire y no tener otro medio para seguir respirando, control de flotabilidad, y alguna otra cosa que ahora no recuerdo. Luego estuvimos dando vueltas por la piscina, pero nos cansamos pronto porque no daba mucho de si. En total estuvimos como unas tres horas y pico, casi cuatro. Lo pasamos muy bien.



Cuando terminamos el estómago nos quería decir algo, así que le dimos algo para ver si entendíamos lo que quería y salimos corriendo al aeropuerto para recoger a nuestro nuevo compañero. Se llama Kiko y viene de la Cámara de Comercio de Madrid en sustitución de nuestro magic Javi. Por la tarde estuvimos enseñándole la zona y por la noche le hicimos una ruta de bares empezando por Khaosan y terminando por el Q-Bar.
Como ya os podréis imaginar, al día siguiente no teníamos el cuerpo para mucho, así que lo pasamos vegetando en la piscina del edificio.

Continuara....
Publicar un comentario