27 de diciembre de 2007

Navidades en Ko Pha Ngan

Como todo lo que está sucediendo este año, la navidad también ha sido diferente y hemos cambiado la fría y comercial navidad española por la cálida y superficial navidad que se vive en Tailandia. Como ya muchos sabréis, la religión dominante aquí es el budismo, por lo que la navidad no tiene ningún sentido mas que para los comercios y hoteles que saben que para los turistas son fechas especiales y tienden a gastar mas.

Para pasar estos días pensamos en la isla de Ko Pha Ngan. Es una isla bastante grande que se encuentra en el Golfo de Siam a la que solo se puede llegar en ferry. Por ahora es la más grande en la que he estado, aunque la próxima semana sera superada por Koh Samui donde pasaré la nochevieja. Las comunicaciones dentro de la isla son regulares, con pocas carreteras y en un estado mejorable, pero quizás por eso no hay grandes resorts, así que solo se ven pequeñas cabañas justo al lado de las playas o disimuladas entre las palmeras de una colina. En esta isla es donde se celebra la famosa fiesta de la Full Moon Party en la playa cada noche de luna llena. Y por casualidad este año coincidía la nochebuena con luna llena, y por eso nos decidimos a venir aquí. A esta fiesta suelen venir miles de personas, y este año se esperaban unas 30.000 personas en una sola playa de fiesta hasta mas allá de la salida del sol y por eso nos alojamos en la parte contraria de la isla mucho mas tranquila y bonita.

Pero empecemos por el principio. En la oficina se estableció oficialmente el día 24 como festivo, así que la ruta hasta llegar al Koh Pangan fue: autobus Bangkok-Chumphon, Chumphon-Koh Tao y Koh Tao-Ko Pha Ngan en ferry. Un poco paliza, pero las distancias son grandes aquí. Nos recogió el personal del resort y nos llevó en pick-up porque el último tramo de la carretera no estaba asfaltado e incluso en malas condiciones en un par de tramos. Tal era el aspecto al estar en medio de la selva que nos encontramos un gran lagarto en la mitad del camino que salió corriendo en cuanto nos acercamos un poco.


El resort era precioso, en una colina que daba a una playa tranquila de arena fina, agua transparente y palmeras. Nos pasamos todo el sábado en aquella playa haciendo snorkel y descansando.


El único problema que tenía este resort es que estaba demasiado apartado de todo y teníamos que estar pidiendo taxi cada vez que queríamos ir o venir. Así que el día siguiente lo gastamos en buscar unas motos para movernos por la isla y otras cabañas mas cercanas a la playa de la fiesta para poder descansar mas tiempo ya que el día posterior a la fiesta cogíamos el barco de vuelta a las 13:30 y perderíamos demasiado tiempo en ir y volver a este resort. Una vez lo tuvimos todo resuelto, a lo único que nos dio tiempo fue ir a ver la puesta de sol a una de las playas del sur de la isla.


Al día siguiente pasamos todo el día en una playa muy bonita en el norte de la isla pero mas al oeste de donde estábamos nosotros llamada Hat Thong Lang. Tenía una isla enfrente a la que se podía llegar a través del agua que te cubría por la cintura cuando nosotros llegamos pero que dependía de la altura de la marea. Muy tranquila la playa, con poca gente y bonitas cabañas.


Ya por la noche empezó el festival en la playa. Antes nos habían dicho y habíamos leído que la fiesta había degenerado en los últimos años y estaba llena de extranjeros borrachos o drogados, que no lleváramos nada de valor, que cada año morían al menos un par de personas y que la aglomeración de gente era tal que no se podía estar cómodamente en la playa. Luego resultó que no era nada de lo que nos habían dicho. Es cierto que había mucha gente, pero se podía estar tranquilamente en la playa, sin sensación ninguna de peligro ni malos rollos ni gente demasiado pasada. Simplemente fue una gran fiesta en una gran playa con mucha gente. Lo pasamos fenomenal bailando toda la noche en la playa a veinti tantos grados de temperatura y en pantalón corto.


Al día siguiente emprendimos el regreso en sentido inverso al que llegamos.
Publicar un comentario