22 de octubre de 2007

Bangkok

Después de algo mas de dos semanas aquí, creo que es el momento de contar mis primeras impresiones sobre la ciudad.

Creo que la mejor palabra con la que se puede definir esta ciudad, y posiblemente todo el país, es "contrastes". Y por eso posiblemente sea tan difícil definir Bangkok o Krung Thep como lo llaman los tailandeses. Aquí se mezclan enormes rascacielos con edificios abandonados y medio derruidos o con wats. Una característica curiosa de estos rascacielos es que carecen de aparcamiento subterráneo, por lo que las primeras diez plantas aproximadamente están dedicadas a estacionar los vehículos, y a partir de ahí empiezan las viviendas. Los centros comerciales son bastante modernos y pueden mezclar tiendas de alta tecnología con pequeños puestos donde comprar un antiguo móvil de segunda mano.

Siguiendo con las características de la ciudad, otra cosa que te sorprende es el carácter de la gente. Yo había oído y leído mucho sobre esto, pero no terminas de comprenderlo hasta que lo ves. Son muy serviciales y amables, te cruzas con ellos por la calle y te sonríen. El otro día preguntamos a una pareja joven una dirección y como ellos no la sabían tampoco empezaron a preguntar al resto de la gente que pasaba por allí hasta que consiguieron darnos una respuesta. En España tenemos que aprender mucho de esta gente. Se toman la religión muy seriamente, y creo que es así porque es muy permisiva con muchas cosas, son muy trabajadores y puedes estar en un puesto mareándoles durante una hora y nunca te lanzarán un mal gesto ni una mala cara.

El tráfico es caótico, a ciertas horas es mejor no moverse en ningún medio que vaya por la carretera, por lo que hay que coger el Sky Train (o BTS) o el metro, pero el primero solo tiene dos lineas y el segundo una, así que muchas veces no tienes otro remedio. Antes de llegar me dijeron que aquí todo el mundo hablaba ingles, MENTIRA. Y aquí es donde mas se nota. Antes de subirte a un taxi tienes que tener muy claro que el conductor ha entendido y sabe exactamente como llegar a tu destino porque de lo contrario será capaz de tenerte una hora dando vueltas por la ciudad y bajándose del taxi para preguntar a algún compañero como llegar, y eso en las ocasiones en las que el sujeto comprende el ingles, porque normalmente se limitan a saber las cantidades que les tienes que pagar y poco mas. Lo mismo pasa en la mayoría de los establecimientos, entre los que incluyo el famoso 7eleven. Ya nos lo dijeron al principio: a esta gente no le construyas complicadas frases en ingles porque no te entenderán, y trata de ser lo mas directo y conciso, si al taxista le dices que vas a tal lugar pero quieres que te deje en otro punto porque prefieres cruzar el parque que está en medio, posiblemente te lleve al final, y cuando intentes explicarle que querías que te dejara en otro sitio no te entenderá y corres el riesgo de acabar donde empezaste. Otra recomendación que nos hicieron y que he podido constatar, es que no saben leer los mapas y muchos de ellos tampoco la escritura occidental. Al taxista le señalas donde quieres ir y se tira 5 minutos mirando plano y dándole vueltas hacia un lado y otro, y tu pensando "que hace mirando la parte de atrás del plano si solo hay anuncios y yo le he señalado otra zona?". En fin, son gente muy curiosa con la que hay que tener mucha paciencia. En estas dos semanas podría contar muchísimas anécdotas con ellos.

Una de las cosas que menos me gusta de la ciudad es la contaminación, que unida al calor hace que se haga duro caminar por la calle en algunas épocas. Mucha gente va aquí con mascarilla al mas puro estilo Michael Jackson. Lo notas en cuanto sales del trabajo y del edificio. A este aire se le une los fuertes olores provenientes de los puestos de comida.

El caminar tampoco es fácil. Excepto por el centro o calles principales, las aceras son inexistentes por lo que tienes que ir con cuatro ojos para que los coches y motos no pasen por encima tuyo. Hay pocos jardines, pero los que encuentras con muy extensos, pero tienes que desplazarte hasta llegar a ellos. El cruzar la calle es toda una aventura. Creo que solo he visto dos semáforos para peatones y cuatro pasos de cebra, así que tienes que lanzarte al pavimento y obligar a los coches a que se detengan, si esperas que se paren puedes pasar el día ahí.

Casi desde que he llegado el tiempo está siendo bastante bueno, solo ha llovido un día y ha hecho una temperatura agradable. Aquí se dice que hay tres estaciones: calurosa, muy calurosa y super calurosa. Este debe ser el país con mayor cantidad de aparatos de aire acondicionado del mundo. En cualquier lugar que entres está puesto el aire a una temperatura media de 20º, así que si estás mucho rato dentro acabas pasando frío.
Las salidas nocturnas no son muy diferentes a las europeas. Para nosotros lo mas habitual es ir primero a un curioso "bar" llamado Cheap Charlie's y tomar unas cervezas o unas copas por unos 60 BTH (1,2 euros) hasta la 1:30 que cierran. De ahí se va a alguna de las discotecas legales que abren hasta las 02:00 y finalmente acabar en una discoteca en la que el dueño es amigo del jefe de policía y cierra sobre las 08:00. Por ahora solo hemos ido a un par de lugares, así que todavía no tengo una idea clara sobre este tema.

MI EDIFICIO. Muy bien equipado: piscina, restaurantes, tiendas, supermercados, lavandería, seguridad, gimnasio, sauna, squash, .... que mas se puede pedir? Yo vivo en la planta 29 en un estudio que he heredado del anterior becario.




Es muy curiosa la cama con esa escalera, y abajo tiene como un colchón duro donde se puede dormir y sentarte a jugar a las cartas.

LA OFICINA: muy acogedora. Estamos en otro rascacielos en la planta 26 y somos unas doce personas aproximadamente. Yo comparto despacho con otra compañera desde las que se pueden ver unas estupendas vistas, incluido el edificio donde vivo que está a 10 minutos andando.
Casi todos los trabajadores son tailandeses, excepto la consejera y los becarios, y todos hablan un perfecto español. Aún no hemos tenido oportunidad de conocernos bien, pero parecen muy buena gente.

Bueno, pues hasta aquí estas primeras impresiones. Veremos si ha cambiado mi perspectiva al final del año.
Publicar un comentario