1 de noviembre de 2011

Dia 7 - Shanghai

Cuando descorrí las cortinas de la habitación no encontré un cielo despejado como yo esperaba para comenzar aquel día, pero eso era lo de menos. Comenzábamos la visita a la gran ciudad de Shanghai.

Caminando desde el hotel llegamos en unos diez minutos a The Bund (外滩). Fue la zona de la ciudad donde se asentaron los extranjeros que llegaban a la ciudad buscando prósperos negocios.
A lo largo de su paseo, y en el lado oeste del río Hangpu, se pueden encontrar decenas de edificios emblemáticos: oficinas de intercambio, embajadas, consulados, oficinas de periódicos y bancos que encontraban aquí un emplazamiento ideal justo en el lugar donde atracaban los barcos llenos de mercancías procedentes de todas partes del mundo. Los edificios eran encargados a arquitectos procedentes de diversos países, de los cuales predominaban Estados Unidos, Francia, Inglaterra y China, por lo que se puede apreciar una gran variedad de estilos arquitectónicos en ellos: Gótico, Barroco, Renacimiento, Art Deco, ...

Los más emblemáticos son el edificio del HSBC (The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation), la Casa de Aduanas y el Hotel Palace.

Hoy en día se puede apreciar desde aquí uno de los símbolos de la ciudad, el Edifcio de la Perla de Oriente (东方明珠塔), que se encuentra al otro lado del río en el distrito de Pudong (浦東). A su derecha destacan otra pareja de edificios: la Jin Mao Tower y justo detrás el World Financial Center que es hasta el momento el mas alto de la ciudad.

Una visita al interesante Museo Histórico del Bund (外滩历史纪念馆), que se encuentra bajo el paseo, nos protegió de la lluvia que empezó a caer con fuerza, aunque por suerte no duró mucho.

Estuvimos largo rato caminando por el paseo junto al río y disfrutando de las preciosas vistas que se tienen desde este lugar. A este lado del río esta representado en sus edificios los prósperos inicios de una ciudad antes dedicada a la pesca. Y al otro lado imponentes y modernos rascacielos de uno de los centros financieros mas importantes a nivel mundial.

Decidimos continuar con la historia antigua y acercarnos al Templo de Confucio (上海文庙). La filosofía de este pensador chino hacía hincapié en la moralidad social y gubernamental, la justicia y la sinceridad. Abogaba por una fuerte lealtad familiar, en el que los ancianos eran respetados por sus hijos y la familia como base para un gobierno ideal. Suya es la frase de No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti mismo. Estos valores ganaron en importancia sobre otras doctrinas como el Taoísmo de tal manera que a menudo es seguida como una religión por los propios chinos.


El templo de la ciudad de Shanghai fue construido como homenaje a Confucio. Es similar al que reside en su ciudad natal Qufu, pero no son lo únicos, ya que los hay repartidos por varios países como Japón, Korea o Vietnam el cual ya visité en mayo del 2008. Se convirtió en la mas prestigiosa escuela del país, y al mismo tiempo hacía las veces de templo


De camino de vuelta nos encontramos sin esperarlo con la Calle Antigua de Shanghai. No estaba en nuestro itinerario, pero fue una suerte encontrarlo.
Está localizado en la zona de Yuyuan y es un lugar ideal para descubrir como era esta ciudad en tiempos antiguos. Se dice que en este lugar se encontraba la antigua puerta del Este de entrada a la ciudad.

Ha sido testigo del desarrollo de la ciudad y nada mas entrar en ella te viene a la vista el bullicio de los mercados de la vieja Shanghai de hace un siglo. Hoy en día es un importante centro de compras, entretenimiento y cultura para turistas.

 La arquitectura está muy bien preservada y su decoración recuerda a las viviendas de las viejas dinastías Ming y Qing


En el centro encontramos una de las zonas mas concurridas, el Puente ZigZag o Nine Turn Bridge. Cruza el lago Huxingtang y tiene esa forma ya que se cree que los malos espíritus tienen problemas con las esquinas y las curvas, por lo que  les resultaría difícil cruzar el puente y de esta forma lkasdlj queda protegida.

Nos volvimos al hotel con un muy buen sabor de boca, puesto que esta zona me ha encantado, su arquitectura es preciosa, de noche está muy iluminada y tiene un aspecto diferente al que se puede apreciar durante el día, y además está muy animado tanto de occidentales como de locales.
Publicar un comentario