26 de junio de 2008

A la final del europeo de futbol

Y es que por primera vez en mi vida voy a poder ver al equipo español en una final de un europeo. La vez anterior fue en 1984 y perdimos ante Francia y yo con 6 años no recuerdo nada y ahora espero recordarlo todo por el resto de mi vida y poder contar a mis nietos que yo vi ganar a España un campeonato, que viendo nuestra historia probablemente tardemos mucho en repetir esto.

Voy a dejarme de historias. Aquí en Bangkok no hay muchos residentes españoles pero los tailandeses nos quieren mucho porque son muy seguidores de la liga española al igual que la inglesa y la italiana así que a muchos de ellos podríamos sumarlos. Se ha montado una carpa en la plaza del Central World donde han puesto una pantalla gigante y unas sillas. Ya fuimos allí para ver los cuartos de final contra Italia, pero en esta ocasión nos juntamos un grupo mucho mas numeroso, y es que nadie se quería perder este trocito de historia. Nos pusimos nuestras pinturas de guerra y nos preparamos para el partido. Todos confiábamos en una victoria porque ya les ganamos en la primera ronda, pero en una semifinal puede pasar de todo. En total nos juntaríamos unos treinta españoles, pero como decía antes en realidad eramos muchos mas. Había mucho tailandes con la camiseta de España e incluso se pasaban a saludarnos uno por uno y felicitarnos cada vez que España marcaba un gol, y es que no fueron uno ni dos, sino tres los que conseguimos.


Parecía que estuviéramos en el mismo campo porque cantamos, gritamos, aplaudimos y festejamos, la gente no paraba de hacernos fotos y seguro que al final ellos tienen mas de las que nosotros hicimos. Había una representación muy pequeña de Rusia y la única que llamó un poco la atención fue una chica en aparente estado de embriaguez con una bandera que cantó el himno y animó hasta el minuto cinco de partido que ya no se la volvió a ver. En la fase final del partido hicimos eso tan típico de decir ooooooooooooooooooooooooleeeeee!!!! cada vez que dábamos un pase y a pesar de todo no hubo ni una sola mala mirada por parte del rival.

Al final, y todavía con la alegría en el cuerpo se nos acercaron unos alemanes para felicitarnos y nos deseamos buena suerte para el domingo, pero espero que esta vez venga de cara no nos dé la espalda como ha hecho en tantas y tantas ocasiones.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡A POR ELLOS!!!!!!!!!
Publicar un comentario