16 de abril de 2008

Siem Reap

Tenía muchas ganas de este viaje que tenía pensado desde febrero mas o menos, y no ha defraudado, hasta ahora ha sido lo mas auténtico que he visto desde que estoy en el Sudeste asiático.
Mi padre y dos tíos míos han venido de visita y aprovechando que el lunes y el martes han sido festivos debido al Año Nuevo Tailandés pues nos hemos ido un fin de semana largo a Camboya, por cierto FELIZ AÑO NUEVO!!!! Aquí ya estamos en el 2551!!!

Para ser mas concreto hemos estado en Siem Reap que es la segunda ciudad de este reino y que sobrevive sobre todo gracias al turismo que atrae las ruinas de la antigua ciudad sagrada de Angkor y que es realmente lo que fuimos a ver.

Para los que pasan un poco de los enlaces que pongo contaré que Angkor fue antigua capital de un imperio que comprendía lo que hoy se conoce como Camboya, Tailandia, Laos, Vietnam y parte de Birmania y Malasia hasta que fue conquistada y saqueada por el reino de Tailandia y mas tarde abandonada y olvidada. Así quedó durante muchos años hasta que fue reencontrada por los franceses en un estado lamentable en la mayoría de los templos. Hoy en día hay cantidad de proyectos de distintos países para reconstruir y limpiar los numerosos templos y que suelen durar hasta 4 o 5 años.

Pues bien, comienza el relato. Como en todo viaje que se precie e igual que hubiéramos hecho en Tailandia queríamos alquilar unas motos para movernos libremente, y para ello había estado planeando rutas para cada uno de los días, pero el conductor que nos llevaba al hotel desde el aeropuerto nos comentó que no se permitía que los extranjeros alquilaran ningún vehículo, a excepción de bicicletas, para que no se produjeran accidentes. Y yo pensé, pues vaya tontería, y empecé a fijarme que efectivamente no había ni un guiri conduciendo, así que tuvimos que contratar un chófer que estuviera todo el día a nuestra disposición y nos hiciera el recorrido por los templos por la gran suma de 25 dolares americanos.
El primer día recorrimos los templos de Angkor Thom empezando por el mas impresionante de todos que se llama Bayon, y seguimos por los templos de Baphuon, Phimeanakas, la terraza de los elefantes, la terraza del rey leproso y terminamos por la tarde en el gran Angkor Wat que es posiblemente la mayor construcción religiosa del mundo y donde, solo en este templo, estuvimos cerca de tres horas pateándolo.


El calor apretaba y cuando salimos de aquí decidimos dejarlo por ese día. Habríamos bebido como tres litros de agua y no fui ni una sola vez a mear de tanto que sudamos. Lo único que no me gustó fue el acoso al que te ves sometido por los niños y vendedores ambulantes que salen corriendo hacia ti en cuanto ven llegar un vehículo con turistas, eran capaces de seguirte durante quince minutos ofreciéndote bebida, libros, camisetas y toda clase de souvenirs sin cansarse de repetir la misma frase una y otra vez "one dollar".
Teníamos tanto calor que cuando llegamos al hotel fuimos corriendo a refrescarnos a la piscina, pero cual fue nuestra decepción que el agua estaba aún mas caliente que el aire!!! así que duramos diez minutos dentro y con las mismas volvimos a la habitación a descansar.
Esa noche llegaron Myriam y Elena con dos amigos que estaban visitándoles: Hana e Israel y fuimos todos a cenar.

Al día siguiente fuimos todos en la misma furgoneta y estuvimos en los templos de Banteay Srei, que es uno de los mas alejados, Banteay Samre, Pre Rup y Ta Prohm que fue el mas impresionante del día. Cuando llegamos a este último recordé que me había oído que aquí se habían rodado escenas de la película Tomb Raider. Este templo es de los mas bonitos de todos porque está sumergido en la selva hasta el punto que han crecido árboles encima de los muros, pero no pequeños árboles, sino inmensos troncos presionan los muros hacia abajo al mismo tiempo que sus raíces hacen de contención para que no se caigan. Aquí se siente una atmósfera de tranquilidad y paz y es irremediable que tu mente se transporte a la época en la que los monjes y reyes paseaban por esos pasillos. Este día tuvimos la suerte que se cubrió el cielo y escuchamos unos truenos como si fuera el fin del mundo, pero no nos cayó ni una gota, en cambio si vimos después que estaba todo mojado.

El último día decidimos cambiar un poco la ruta y por la mañana fuimos a un parque natural donde después de casi una hora caminando y subiendo por la selva llegamos a unas cascadas donde había gente bañándose y donde pudimos ver grabados en piedra. Fue muy bonito el paseo.

Como habíamos recorrido muchos kilómetros pudimos descansar en el camino de vuelta que nos llevó al resto de templos que vimos ese día: Takeo, Prah Khan, Neak Pean donde vimos la puesta de sol y estuvimos hasta que se hizo de noche.

Con esto acabamos la visita a la ciudad de Angkor y aún nos quedaba un día mas por Siem Reap y la dedicamos a otras visitas. El conductor nos recogió como siempre en el hotel y nos llevó a ver un poblado flotante donde estuvimos paseando con una barca. Es bastante curioso ver como la gente vive en cabañas de diez metros cuadrados encima del agua, lo mas curioso fue ver una jaula flotando con un gran cerdo dentro y una iglesia cristina. Creo que de camino a este pueblo fue donde mas miseria vimos, habían niños paseando desnudos, las cabañas no eran mas grandes que el despacho donde trabajo, la electricidad la sacaban de baterías similares a la de los coches y los que mas suerte tenían podían sacar el agua de su propio pozo con cubos.

Lo siguiente que quisimos hacer fue dar un paseo en helicóptero por Angkor pero cuando llegamos al lugar vimos que era excesivamente caro, así que nos fuimos a comer por la zona del mercado antiguo y después a descansar al hotel hasta la hora de irnos al aeropuerto.
Publicar un comentario